Compartir

UNA CRISIS QUE DA VUELTA TODO

 Publicado:  06/05/2020

Para un prontuario del neoliberalismo


Por  Mario Pérez


Después del primer shock, cuando nos dimos cuenta de que teníamos que parar todo y así lo hicimos, empiezan a despejarse algunas nubes.

Los países que la están pasando peor son aquellos que vendieron el cuento que todo lo privado es más eficiente y económico. Ahora, ante los hechos consumados, vemos con más claridad que allí donde se desarrollaron políticas neoliberales, de achicamiento del Estado, privatizaciones, liberación de todas las fuerzas a lo que determine el mercado, es donde peor están enfrentando la pandemia.

Y no es solo la pandemia, es todo el impacto social que ella determina lo que nos altera los nervios.

Hoy ya no se trata de exponer teóricamente la catástrofe a la que conducen las políticas neoliberales, lo que estamos viviendo es una experiencia práctica de sus resultados.

EL CASO URUGUAYO

En el día cero de la pandemia, Uruguay salía de un escalón alto. Con un Sistema Nacional Integrado de Salud desarrollado, con buena infraestructura y recursos, organizado y universal; todos los habitantes están cubiertos.

Con un sistema de comunicaciones de calidad mundial: fibra óptica, computadoras en casi todas las casas, conectividad en todo el territorio, plataformas como la del Plan Ceibal, que permiten seguir estudiando desde el hogar.

Con un sistema financiero sólido, con reservas y con prestigio internacional que le permite, de ser necesario, acceso rápido y en buenas condiciones a préstamos para cubrir las emergencias.

Una sociedad organizada, inclusiva, democrática y participativa, donde toda la población se comprometió desde el primer día, brindando sus recursos y su actitud solidaria.

Como sociedad, tenemos dos cuellos de botella que superar. La fase aguda de la epidemia, impidiendo que colapse el sistema de salud. Y la necesidad de seguir viviendo, que incumbe a toda la población.

Lo primero se puede y debe controlar, especialmente gracias al distanciamiento social y las medidas de prevención que se divulgan a diario.

Pero hay señales muy malas, a las que debemos prestar atención y ser proactivos para corregir su rumbo:

    • Hasta el momento de escribir esto, no se había cumplido el compromiso de 900 testeos anunciados, ya que los directores técnicos de los prestadores de salud privados no autorizaban muchos de ellos porque no sabían quién pagaría los costos. La buena experiencia coreana demostró que, haciendo muchos testeos, se controla mejor la epidemia. Pero, por lo visto, cuenta más la rentabilidad que la salud. Ahora el Estado pagará los gastos. Ahorran en cada test mientras perciben salarios de $ 800.000 y más. Como siempre, los costos los pagamos entre todos, pero las rentas son para unos pocos.
    • Los mecanismos propuestos para el previsto Fondo Coronavirus son absolutamente insuficientes. Doce millones de dólares, cuando solo para empezar se estiman las necesidades en unos 400 millones. Y serán muchos más, seguramente.
    • La gente no puede postergar su alimentación para cuando esto pase, tiene que comer hoy. También acá hay tremendos baches. Ninguna canasta ha llegado en tiempo y forma a quienes la necesitan. Las ayudas económicas son absolutamente ridículas. Y a pesar de ser extremadamente escasas, ni eso ha llegado aún a la población.

Hoy los más necesitados están sobreviviendo gracias a iniciativas populares, canastas, ollas, ayudas de todo tipo, con donaciones también provenientes del pueblo, no del Estado.

ESTABAN PREPARADOS

La neurociencia y el marketing hace tiempo que vienen planteando algo que desafía al pensamiento racional: “La percepción es la realidad”, dicen. La realidad es la realidad, pero a nosotros nos parece que lo que percibimos es la realidad y esta idea errónea se pretende trasladar al conocimiento científico. Sin embargo, cada uno percibe la realidad en forma distinta. El cómo entendemos el mundo depende de muchas variables: nuestra educación, nuestras experiencias vividas, las fuentes de información a las que accedemos, entre muchas otras cosas.

Relatar los hechos es fundamental. Quien hace el relato lo deja grabado como si fuera la única verdad. Hoy, los medios masivos de comunicación condicionan la información, para que el público perciba ese mensaje como lo real.

Hoy los medios de comunicación hegemónicos están a sus anchas. Antes, entrevistaban a representantes del oficialismo y a continuación, a tres o cuatro de la oposición que daban la otra versión.

Hoy no existe la oposición, a pesar de que es la mitad del país. No existe la Intersocial, ni organizaciones barriales, movimientos sociales organizados de enorme peso en nuestra sociedad y que son los que realmente están salvando al pueblo de sus necesidades más inmediatas.

La Televisión Nacional (TNU) pasa documentales a la hora central de los informativos, así nadie se pierde las elaboraciones de los privados, que son expertos en manipular las percepciones de la gente.

En los medios hegemónicos, los héroes son los políticos del oficialismo, el campo, los empresarios y los sacrificados funcionarios públicos que ganan más de $100.000.

Estaban preparados para apoyar y salvar a los sectores empresariales. Suba del dólar para favorecer a los exportadores, el agro y la industria. Seguro de paro especial, para que los empresarios no tengan que pagar el costo del trabajo en esta coyuntura. Subsidios, exoneraciones y plazos a los empresarios.

Se podría haber aumentado el IRPF a los privados que ganan más de $200.000, pero no, según el gobierno ellos serán el motor luego de la salida, no importa si muchos están aprovechando la situación para aumentar sus ganancias, aumentando los precios impúdicamente para aprovecharse de la desgracia ajena. Meridianamente claro: estos sectores no se tocarán.

El Ministro del Interior pide que se apuren las leyes contenidas en el proyecto de Ley de Urgente Consideración (LUC) con el fin de poder interrogar nuevamente en las comisarías; no se nos ha olvidado lo que esto significa. Armar más personal entre los policías jubilados. Autorización para disolver concentraciones. Todo preparado para enfrentar la reacción popular cuando quieran imponer condiciones a los trabajadores.

Hay quejas de los usuarios de la Salud porque se están desmantelando policlínicas de atención primaria.

Y la frutilla sobre el chantilly: enviarán la LUC a discusión parlamentaria. Ahora que no tendrá ninguna oposición, sin consultar a colectivos, sin marchas ni concentraciones de quienes se sientan perjudicados... Este es su concepto de la democracia.

La Facultad de Economía y el Instituto Nacional de Economía están haciendo un estudio comparado de las políticas de otros países y las de Uruguay. Se desprende fácilmente que Uruguay está en condiciones de invertir muchos más recursos de los que se dan, con el agregado de que ello redundaría en una más rápida recuperación después de superada la crisis.

CONCLUSIONES

Los países que se reconocen por modelos neoliberales son los que más sufrimiento están ocasionando a sus poblaciones.

Países de Europa desmantelaron sus sistemas de salud en nombre de la eficiencia y ahora son totalmente ineficaces para contener esta pandemia. Trump en el 2018 desmanteló todo el sistema de salud y hoy la inmensa mayoría del pueblo estadounidense carece de una cobertura médica mínima. Allí, las muertes serán incalculables.

Se habla de que parte del éxito rápido de China en la lucha contra el virus se debe al extremado control tecnológico que ejercen sobre la población. Pero no se habla de que, en Occidente, todos estamos controlados por Facebook, Google y otros gigantes de la tecnología de la información; ellos conocen toda nuestra historia y nos vigilan todos los días por medio de sus aplicaciones, a condición de tener un teléfono inteligente o conectarse alguna vez a internet. ¿Por qué estos vigilantes no ofrecieron sus servicios para controlar la pandemia?

En resumen: estaban preparados. Preparados para esto. Para machetear recursos públicos para la salud. Para favorecer a los sectores capitalistas. Para hacer desaparecer mágicamente a toda la oposición. Para incrementar los recursos y la presencia de las fuerzas policiales y militares. Para no integrar a la oposición ni a las organizaciones sociales, con una soberbia por demás estrecha y autoritaria.

Y mientras nos comemos cada día una hora y media de coronavirus en los “informativos”, el plan neoliberal avanza. Rumores de importar combustible, sacando por decreto controles a los transportistas, lo que afecta la vida de los choferes de camiones y había sido una conquista laboral, así como acompañar los ímpetus guerreristas de Trump y apoyar sus maniobras, en contra de una tradición histórica de Uruguay de no intervención en los asuntos internos de otros países.

QUÉ HACER 

Las tareas que tienen ante sí los sectores populares son de dos tipos, de corto y mediano plazo.

Las primeras son cuidarse, cumplir los planes de distanciamiento social, tomar todas las previsiones posibles, porque en esto nos va la vida. Pero prepararnos para resistir y combatir tanta política egoísta, hipócrita, que exclusivamente beneficia al que más tiene. 

Utilizar al máximo las redes sociales para que no campee el mensaje hegemónico de los informativos de la televisión privada.

Reconocemos que muchas medidas van por el camino correcto. Pero son extremadamente pobres. Así, la supervivencia y la salida de la crisis serán muy duras. Es necesario continuar por todos los medios la edificación de la unidad entre los sectores sociales y políticos con pensamiento progresista. 

Plantear, con pensamiento innovador, qué sociedad queremos a la salida de esta crisis. Si volvemos al estado de crisis permanente que ofrece, cada vez más frecuente y profundamente, el capitalismo, o hacemos que la humanidad demostrada en estos días pase a ser lo hegemónico. Que las grandes masas reclamen a sus gobiernos más humanidad.

Aprovechar el tiempo para estudiar más, programar, intercambiar opiniones y estrategias a seguir.

Afinar propuestas de desarrollo productivo, de cambio de la matriz productiva, de desarrollo de la ciencia, el conocimiento, la tecnología, la innovación, todo lo cual ha demostrado su enorme valía en estos momentos tan críticos.

Y ya que ellos decidieron apoyar al “malla oro”, nosotros no debiéramos dejar que ningún uruguayo quede rezagado.

3 comentarios sobre “Para un prontuario del neoliberalismo”

  1. Este documento desde mi lugar llena un espacio que hoy dia no lo tenemos en lo politico. Solo tenemos señales desde lo intersocial, desde el PIT- CNT, y organizaciones sociales , profesionales universitarios. Lo importante es que nos alienta a hallar el camino que nos conduzca a una visualizacion mas certera de este escenario. Me dice que desde mi lugar hallar el lugar de lucha y de resistencia. Bien dejo por aqui lo que pienso.gracias

  2. Creo en la necesidad de que la innovación , la creatividad esté al servicio de dotar a la ciencia de mayor humanismo
    Ya no es éticamente aceptable las distancias que entre ambas se han establecido por la influencia de intereses económicos pues nos lleva a la destrucción como especie

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *