Compartir

AL PIE DE LAS LETRAS

 Publicado:  06/03/2019

Dios nos abandonó


Por Macarena Rodríguez Lazarov


dios nos abandonó

y el cielo está vacío

no hay ni un pájaro en su nido

ni un susurro detiene el silencio

hasta el viento calla para escuchar

hasta el mundo para para mirar

hasta ella mira-al cielo para cantar

¿dónde estás, dónde estoy?

¿qué es esto, qué es aquello?

ya no escucho

ya no veo

ya no siento

¿qué ha pasado?

sé que algo he perdido

pero entre eso me fui y no volví

no miré hacia atrás a buscarlo

y se ahogó en un mar oscuro y pintado de negro, denso como el alquitrán

dudando de si estrarán todas mis memorias en ese charco, quiero volver atrás

quiero correr a buscarlas

no dejarlas en banda, achicándose cada vez más, cada vez más disueltas, entre vuelta y vuelta ya casi no se ven, pero logro recordar un par de caras antes de que mi cabeza se dé contra el suelo

solo hay

dolordolordolorDOLORDOLOR

confusión

dolor

lágrimas en mis mejillas

dolor

estellas en mis ojos

(no veo)

dolor

confusión de nuevo

mis ojos se aclaran un poco

dolor

me hubiese gustado seguir cegada

dolor, pero cada vez menos

quien yo creía que estaba conmigo está ahora mirándome con su cabeza en el cielo y la mía sobre el suelo

me retienen de recordar, volver atrás y comenzar a responderme

no puedo seguir teniendo la misma vida que ese bucle infinito

rompo la barrera y tomo un cuchillo

quien más me importaba me mira, pero no sé si lo que hay en sus ojos es orgullo o terror

esboza una sonrisa, podria ser de pena o de amargura

o tal vez es una sonrisa de esas que esconden un secreto

me pica la curiosidad

decido encerrarlo entre las plantas

para poderlo observar

así que le hablo

una vez que deja de chillar

de todo lo que estoy sintiendo

de toda mi angustia por no saber lo que falta sentir

espero que, cuando recuerde, esta conversación continúe

mientras me levanto y me alejo, él vuelve a chillar

lo dejo de escuchar cuando me tiro dentro del mar y me lleno hasta las puntas del pelo de luz

el mar por fuera es el infierno y por dentro es el cielo

estoy bañándome en pureza no tengo tiempo para chácharas

me concentro en recibir

las burbujas de memorias en las orejas

y con cada resto de imagen, de sentimiento tanto de dicha como de des

me voy reconstruyendo

hasta saber por qué estoy acá

cada vez entiendo más

y cuanto más entiendo más me hundo

no llego a tocar el fondo

abro los ojos y noto

que estoy flotando en el vacío

(me hubiera gustado verlo ahí)

no es luz ni oscuridad, blanco o negro

no veo nada de nada, ni siquiera a mí, estoy flotando pero solo mi escencia, no mi cuerpo

duele sentir la necesidad de ir a dormir en tus párpados siempre queriendo quedarte, aunque a veces sea hermoso abrazarte te dejo volver a la tierra de nadie, cuyas historias quedarán escritas por ahí y terminarán siendo rumores dentro de tu mente

sin dejarte dormir

una vez más

Un comentario sobre “Dios nos abandonó”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *