Compartir

AL PIE DE LAS LETRAS

 Publicado:  04/07/2018

El tango es macho

Poema interpretado por la actriz Claudia Rossi -primera lectura- en vídeo realizado por Javier Callejón". Musica: "La muela cariada", de Vicente Greco, en interpretación de Agustín Carlevaro.

Por Nelson Mezquida


¡El tango es macho!
¡Macho!
¡Nació en el suburbio!
“Lugar alejado de las zonas urbanizadas”
Por un decir
ni adentro, ni afuera

más bien afuera

Nació y creció
en un rancho
que cuando era medio gaucho
—todavía—
—el macho—
hizo de barro
—al rancho—
de ladrillo de barro
“asentao” en barro
y pintao de rosado
Con sangre de vaca
—o toro—
¡Vaya uno a saber!

Nació y creció
Junto a un callejón
—camino sin mejoras,
tales como saneamiento, aguas corrientes, alumbrado público,
sin veredas, con un zanjón en los laterales, con yuyales varios,
y no jugaba a la pelota
—el varón—
visteaba con el facón
en duelos criollos

“Instancia dramática en que dos individuos se enfrentan tratando de pincharse con cuchillo más bien afilado”
“Si se pinchan es seguro que sangran y van al hospital”
“Si el pinchazo es una zona vital ya no van al hospital, lo llevan pa’l cementerio o vulgo campo santo”
En ocasiones se propinaban muerte mutua…
Esto que lo entienda el que pueda.

¡Varón!
Por no decir macho
¡Medio “solaina”, eso sí!
El varón de tango al parecer no tiene muchos hermanos
Rara vez se le oye hablar de un hermano

Solaina
Solitario
Medio retobao
También mal encarao
Con cara de malo
También algo feucho el pobre
A veces picao de viruela
—Te dije nene que no te rascaras—
le decían pero se rascó
y quedó con la cara como un tigre

Solitario
Más bien
Abandonao.

¿Y quién lo abandonó al pobrecito?

¿El padre?
¿La madre?
De acuerdo a las estadísticas el que mayormente abandona es el drepa.
Cuando el varón es chico.
¿Pero cuando llega a grande, quién lo abandona?
—Abandonao dos veces el pobrecito—
¿Quién lo abandona cuando ya es crecidito?

Ya lo habrán adivinao
—una mina—
—una percanta—
Que se hizo bataclana
o vampiresa

“Bataclana, mujer que, como artista de teatro, con el pretexto de cantar o bailar, exhibe su cuerpo. Con qué fines no se sabe… y si se sabe mejor no saberlo”.
“Vampiresa, mujer que, con su belleza y sus actitudes, seduce a los galanes a quienes acarrea desgracias”

¡Porque varón era!
Si nó que otra cosa…
Y no digo más
—abandonao—
Quién lo abandonó
siempre fue y será una traidora

El varón canta:
“Yo me consuelo pensando
que fue traición de mujer”
Aquí nos permitimos preguntarnos
si no habrá sido por hastío de mujer?

La mina que se cansó
de repetir
¡“Salmonella!
Salmonella...
No les parece que es buen nombre?
¡Para un varón de tango!

¡Salmomella!
¡Andate a lavar las patas
Salmonella!
¡No escupas en el piso
Salmonella!
No te…
Y así por el estilo lo que se pueda imaginar
Lo que las damas conocen

Todas las minas
son malas
para este varón
¡Varón de tango!
¡Salvo una!
¡Una!
La madrecita buena
Entre todas las percantas
milonguitas
casquivanas
que rajaron para el centro
¡Una salió buena!
¡La que engendró a este varón!

La madrecita que es tan buena que hasta labura
para mantener al varón
que hasta para la olla
si es que el varón no deja la esquina
y se va a laburar al corralón
de cordelero
de carrero
laburos que fueron abundantes
antes que aparecieran los carburantes
y los caballos imperaban

Es mala fama del varón de tango
que no labura
que es un vagoneta
Labura la viejecita
o la mina
Y donde está el viejecito
en este mundo de féminas?

Tuvimos que esperar
a Charly García
y a La vela puerca
para tener noticias
del viejo

Viejo mi querido viejo
con tranvía y vino tinto
Un vino pa’ entibiar

Varón, varón de tango
Y todos los olvidados
Ese otro varón
el que vivió en la miseria
junto a la vieja
que quebraba su espinazo
al pie del piletón
que comía el pan
junto a su madre
el pan que en hora
de miseria
su mano mendigó.

¿Varón? ¿Varón de tango?
El que terminó siendo
“El penado 14”
En una celda oscura
del presidio lejano
su vida terminó.

¡Esa historia que se olvida
porque la cantó Magaldi
que tuvo dos pecados
era medio anarco
y fue el que trajo
a la que sería
Evita Perón
a Buenos Aires.
La abanderada de los pobres

¿Varón? ¿Varón de tango?
¿Dijo macho? ¿Macho dijo?
¡Puro cuento!
¡Varón!
Para el amasijo
facilongo
de una mujer.

Varón es el que volviendo del laburo
se enfrentó
a la patota cobarde
pero de eso
nadie se acuerda
porque también
lo cantó Magaldi
La patota criminal
la orillera
y la otra
la política
que mata al paisanito (bastante gil por otra parte)
que grita el nombre del caudillo
al paso de los contrarios
“y los otros respondieron
sepultando sus puñales
en el cuerpo valeroso
del paisano que cayó.

¿Y ahora que tenemos?
La patota futbolera
¡Ah! ¡Machos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *