Flor

Compartir

LA CEGUERA MUY RELATIVA DE LA JUSTICIA

 Publicado:  05/06/2018

Cuatro centavos de dólar por una vida


Por Nicolás Grab


Gregory Hill murió el 14 de enero de 2014 en su casa de Fort Pierce, en el estado de Florida, en los Estados Unidos.

Gregory tenía 30 años y vivía con su mujer y sus tres hijos. Tenían previsto casarse el mes siguiente. Aquí los vemos a todos, poco antes del 14 de enero de 2014.   Pero Gregory Hill no llegó a casarse porque el 14 de enero de 2014 murió. Murió porque lo mataron en su casa de cuatro balazos que recibió de un policía.

La familia de Gregory Hill fue indemnizada por los perjuicios y el dolor sufridos. El jurado así lo estableció, y determinó la cuantía de la indemnización que correspondía a la mujer de Gregory Hill y a cada uno de sus tres hijos.

La indemnización por ambos conceptos (perjuicios materiales y dolor padecido), para todos ellos, fue cuantificada por el jurado, que lo estableció en un total de $ 0,04.

Cuatro centavos de dólar.

No hace falta que el lector le crea esto al autor de este relato; su incredulidad es bien natural. Pero la historia es verídica y no la niega nadie. Puede verla el lector en muchas fuentes; le bastará hacer una búsqueda en Internet con los nombres que aquí se citan. O en la cadena CNN [1], el Orlando Sentinel [2], el New York Post [3], etcétera.  

- - -

Frente a la casa de Gregory Hill había una escuela. Una señora que llevaba a su hijo a esa escuela oyó música fuerte que salía del garaje de la casa de Gregory, y denunció eso por teléfono.

(Existen normas en Fort Pierce sobre los ruidos molestos: hay un Código Municipal que regula la cuestión. En caso de comprobarse los efectos molestos corresponde, si se trata de una primera vez, que se formule una advertencia al responsable. Una segunda denuncia comprobada da lugar a una sanción menor (lo que llaman “civil citation”). En caso de tercera infracción corresponde una multa que puede llegar a 500 dólares o una reclusión de hasta 60 días. En el caso de Gregory Hill no había antecedentes.)

Los dos agentes de policía que concurrieron llamaron a la puerta de entrada y la del garaje. Gregory abrió la puerta del garaje y después la volvió a cerrar. Entonces el agente Christopher Newman hizo cuatro disparos a través de la puerta cerrada. El primer balazo quedó en la puerta; el segundo y el tercero alcanzaron a Gregory Hill en el abdomen, y el último le penetró en la cabeza y lo mató. Gregory Hill tenía una pistola en un bolsillo, que en ningún momento extrajo. Cuando Gregory ya estaba muerto, los agentes llamaron un equipo de armas especiales (“SWAT”), que concurrió al lugar. La casa fue rodeada, se apostaron francotiradores y se lanzaron granadas de gas lacrimógeno al interior de la vivienda proyectándolas a través de las ventanas. Después las puertas de acceso fueron forzadas por destrucción. La casa quedó inhabitable.

Era una denuncia de ruidos molestos…  

- - -

Después se hizo justicia. No hubo actuaciones disciplinarias en la policía, pero la familia de Gregory Hill demandó al agente que lo mató, Christopher Newman, y a la policía del distrito de Saint Lucie en la persona de su jefe, un tal Ken Mascara.

El proceso se llevó a cabo en un tribunal federal, con jurado.

El veredicto puede leerse, con los dictámenes del jurado sobre cada una de las preguntas sobre las que tuvo que pronunciarse. El demandado Christopher Newman NO cometió actos intencionales violatorios del derecho de Gregory Hill a no ser sometido a una fuerza excesiva. El demandado Christopher Newman NO actuó con mala fe ni propósito malicioso. Existió negligencia de la policía, que contribuyó a causar las heridas sufridas por Gregory Hill. También existió negligencia de la víctima Gregory Hill porque tenía alcohol en la sangre. La negligencia de la policía y de la víctima misma fue de diferente grado: fue en un 1% de la policía y en un 99% de la víctima. La cuantía de los perjuicios sufridos por los sucesores de Gregory Hill se estableció en $1,00 (un dólar). También hubo un perjuicio sufrido por cada uno de los tres hijos menores por “pérdida de la compañía paterna, su instrucción y orientación, y el dolor y sufrimiento padecidos desde el 14 de enero de 2014 y en el futuro”. Ese perjuicio tuvo una cuantía de $1,00 (un dólar) en el caso de cada uno. Total general: $4,00 (cuatro dólares).

Pero como el grado de responsabilidad de la policía era del 1% (y la propia víctima era responsable del 99% restante), la cuantía de 4 dólares determinó una indemnización de $0,04. Cuatro centavos.

 

- - -

Después del veredicto hubo una declaración pública del Jefe de Policía de Saint Lucie, Ken Mascara: “Nos complace comprobar que ha llegado a su fin este incidente difícil y trágico. El agente Newman fue puesto en una situación sumamente difícil y, tal como deben hacerlo cada día tantos otros agentes del orden público, tomó frente a la situación que se le planteaba la mejor decisión que podía en bien de la seguridad de su compañero, la suya propia y la del público”.
[1] 'Black lives don't matter' lawyer says after jury awards $4 in police killing, actualizado el 1º de junio de 2018. (El título, en realidad es erróneo al hablar de 4 dólares, como resulta del texto.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *