Lets Dance

Compartir

VÍCTOR HUGO MORALES

 Publicado:  05/06/2018

El relator perseguido


Por Omar Sueiro


Al principio de la década de los 60 del pasado siglo XX nos invitó a visitar su pueblo de Cardona (Soriano) un querido e inolvidable compañero del viejo IAVA nocturno y allí nos presentó a algunos de sus amigos. Uno de ellos era un adolescente que, con un palito en la mano a la manera de micrófono, relataba un partido que disputaba su barra de amigos en la polvorienta calle Barboza. “Te presento al ‘Solecito[1] cardonense’: Víctor Hugo Morales”, me dijo el Chino Ingold, mientras el botija le daba emoción de clásico a aquel picadito callejero. Esa fue la única vez que hablé personalmente con el que resultaría ser el mejor relator rioplatense de todos los tiempos. Poco tiempo después el Chino me informaba que VHM comenzaba a relatar en Radio Colonia, carrera que continuó en Montevideo hasta convertirse en líder de audiencia. Su inteligencia impidió que se limitara únicamente al relato, al que ya desde el principio complementó con una mirada crítica sin concesiones sobre quienes utilizaban su posición en la dirección del deporte en beneficio de intereses espurios. A tal punto que en determinado momento circuló el rumor que el habilidoso e influyente dirigente aurinegro y diputado nacional Washington Cataldi habría pedido al Sr. Hugo Romay -propietario de Radio Oriental, donde se desempeñaba Morales- que “lo echara por atrevido”. Se dijo que la respuesta del empresario fue inmediata y cortante: “Pedime cualquier cosa menos despedir a este hombre, que para mí sería como deshacerme de una máquina de hacer plata”. Al tiempo el medio montevideano “le quedó chico” y el salto sobre el Rio de la Plata lo ubicó en importantes radios de Buenos Aires: El Mundo, Mitre Argentina, Continental y actualmente AM750, y en la televisión en numerosos programas de todo tipo; también en diversos diarios y publicando varios libros fundamentalmente críticos de la llamada “patria deportista” y de denuncia por atentados a la libertad de prensa y a graves desvíos en las conductas políticas y empresariales. Todo ello, además de permitirle obtener diversos premios por su labor profesional: Konex de Oro, Martin Fierro, San Francisco de Asís y otros, le ocasionó graves problemas en su carrera profesional y en su vida personal, incluyendo un acoso permanente sobre su persona desde ambas orillas del Rio de la Plata.

Una de las más graves denuncias de Morales las realizo en su libro: “PAPEL PRENSA. EL GRUPO DE TAREAS. Medios, jueces y militares en la mayor estafa del país”, cuyo contenido reseña así su editor Colihue:

El 2 de noviembre de 1976 se dio una puntada fundamental a una trama de injusticia, mentira y muerte cuyas consecuencias explican en mucho la dolorosa actualidad de la Argentina. La venta fraudulenta, bajo extorsión, de Papel Prensa y su apropiación ilegal por parte de Clarín, La Nación y La Razón -en complicidad con el gobierno militar, que había negociado a cambio el silenciamiento de las atrocidades de las que era y sería responsable- no sólo fue la piedra basal para la constitución del oligopolio mediático que maneja hoy el acceso a la información de grandes porciones de la sociedad. Fue además el inicio de una creciente cadena de encubrimientos que, ya en democracia, sumó capítulos vergonzosos dentro de los pasillos del Poder Judicial extendiendo hasta el presente la infame red de complicidades.

Con el sello de su voz inconfundible, y el estilo de un verdadero orfebre de las palabras, Víctor Hugo Morales reconstruye en estas páginas cada paso de esa historia dolorosa, dando lugar a la voz de las víctimas, acallada con el peor de los silenciamientos -el que resulta de la indiferencia-, y también espacio a las numerosas alternativas, los personajes secundarios, las historias mínimas, que ramifican de la perversa trama del poder. ‘PAPEL PRENSA. El grupo de tareas. Medios, jueces y militares en la mayor estafa del país’ es una obra maestra del periodismo en la, que, como en el Macbeth de Shakespeare, los fantasmas del pasado perpetúan la tragedia presente.

La reacción no se hizo esperar, ocasionándole a Morales gravosos daños y perjuicios. La publicación digital ámbito.com (del periódico argentino Ámbito Financiero) informó el 11 de enero de 2016 lo siguiente:

“El periodista Víctor Hugo Morales se refirió a la decisión de las autoridades de Radio Continental de finalizar su vínculo contractual y dijo que no tiene dudas que el gobierno de Mauricio Macri fomentó su salida de la emisora. En diálogo con el programa "Minuto Uno", del canal C5N, Morales denunció a las autoridades de Radio Continental por el levantamiento de su programa: ‘La gente que me echa es la de Canal 9. El Grupo Prisa, dueño la emisora, se la entregó al canal y ellos me levantaron. Son los mismos que sacaron del aire mi programa, 'Bajada de Línea'". Además, el periodista denunció una millonaria oferta de la empresa para que acepte desvincularse: ‘Una vez que asume Macri, me ofrecieron una suma muy importante de dinero para que yo no esté ahí, entonces me di cuenta que pagaban mucho para que me vaya. Querían darme $7 millones para continuar las conversaciones sobre mi retiro.”

A su vez, en esta orilla del Plata dos periodistas uruguayos publicaron un libro en el que denuncian que antes de la dictadura y durante ella VHM concurría a jugar a la pelota vasca al frontón del Cuartel del Buceo con amigos que incluían por lo menos a un coronel.

Pero sus problemas continuaron y en 2017 fue cesado en sendos programas de los señalados Radio 10 y C5N que pertenecían a dos empresarios kichneristas procesados, y siguen en 2018 pues el 4 de mayo, a la semana de volver a C5N, su casa fue allanada para secuestrarle cuadros y muebles embargados por la justicia argentina para cobrar una deuda que le fuera adjudicada injustamente y que VHM estaba pagando puntualmente. El caso judicial que origino el secuestro de bienes tuvo su origen en la final mundial de clubes entre Boca Juniors y Real Madrid en el año 2000. La empresa Cablevisión tenía la exclusividad de los derechos de transmisión para la Argentina otorgados por Boca Juniors, presidido entonces por Mauricio Macri. La final fue en Japón y se jugó en la mañana de nuestra región; VHM conducía un programa matutino en Canal 9. Sin autorización, el Canal 9 y el productor del programa resolvieron trasmitir el partido durante ese programa.

VHM no participó del relato. Cablevisión reclamó, VHM fue incluido en la demanda, pero fue eximido en primera instancia por ser un empleado de los responsables (el canal y el productor del programa).

En el 2006 Clarín absorbe a Cablevisión.

En el 2014 un tribunal de alzada vuelve a incluir a VHM entre los responsables, en este caso como solidario en una deuda total de 3 millones de pesos argentinos que debe pagar al Grupo Clarín.

Hasta ahora había pagado 2 millones. Como se venían descontando los pagos de sus sueldos y últimamente estos habían disminuido por haber sido despedido, el Grupo Clarín adujo tener derecho al secuestro de cuadros y muebles. El poder judicial dio la razón a Clarín el 28 de marzo pasado. Pero el secuestro se produjo en mayo cuando VHM recomenzaba a trabajar en C5N y coincidiendo con un momento financiero crítico para el gobierno de Macri que terminó con el manotón de ahogado al FMI.

Como el lector puede apreciar, la persecución y el acoso al compatriota están muy lejos de terminar. Esperemos que lo mismo ocurra con su resistencia y fortaleza personales.

[1] El diminutivo aludía a Carlos Solé, el relator futbolero más importante hasta ese momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *